martes, octubre 9

Bodas y tratos



 Vísteme despacio de Javier Avi

Odio las bodas.
Clara se casa, dijo Marieta. Y mientras Blanquita daba palmaditas y enumeraba los posibles vestidos que podría llevar, yo me retiraba el sudor frío de la frente y enumera los euros que me quedaban en mi cuenta corriente. Adoro a mis amigas. A algunas de ellas las quiero más que a mi propia vida, aunque siendo una depresiva que desea morir antes de los 40, no es decir mucho, pero sí, las quiero con locura. Sin embargo me he cagado en todas sus bodas. Creo en el amor, lo considero el ibuprofeno del alma. Amo amar. Y por lo tanto, no entiendo cómo alguien un día se levantó y dijo: “Voy a inventar las bodas. Que sea una fiesta en la que los novios y los invitados se disfracen, que las familias se enfrenten, que el banquete cueste una pasta y para compensar que los regalos sean igual o más caros”. Este hombre, decididamente, odiaba a su novia, a la familia política y a la suya propia, y a sus amigos. Aunque también es posible que lo inventara una mujer. En ese caso, habría sido creado con el único fin de mostrar a todos sus allegados lo mucho y, sobre todo, lo bien que quiere a su hombre. “Le quiero, ¿ves?, y por eso llevo unas cortinas como vestido, y un moño que me hace 30 años más vieja, ¡porque le quiero, le quiero, le quiero!”. La mujer es muy de reafirmarse y más si hay gente delante.
—Blanquita, ¿tú te vas a casar? —pregunté después de repasar mi cuenta bancaria.
—Pues sinceramente, a estas alturas ya se me pasó la ilusión. Andoni y yo estamos bien como estamos.
—Gracias… —respondí con enorme gratitud—. ¿Y tú, Marieta?
—¡Ya está la enana de mierda con sus preguntitas!, ¡¿pues tú me dirás con quién?! Qué asssco de vida… —Creo que Marieta también es de las que quiere más a sus amigas que a su propia vida.

—Joan… —dije susurrándole en la nuca—. ¿Estás dormido…?
—Ya no… —contestó resoplando y dándose la vuelta en la cama.
—¿Tú quieres casarte?
—¡Acabáramos!
—Es que Clara se casa.
—¡¿Y?!
—Digo. No sé. Ha sido una pregunta sin más.
—Jo, nena, tú y tus preguntitas.
—Eso dice Marieta.
—Que se casa.
—No, lo de las preguntas.
—¿Pero qué dices? —Y se rió. Después me abrazó y me dijo—. Vale, hagamos un trato.
¡Sí! Me encantan los tratos. Hago la cena, si bajas la basura. Fumas en casa, si pagas un euro de multa. Escuchamos a Gotthard, si luego ponemos a Macaco. Vemos Muchachada Nui, si luego cae la de Cuando un hombre ama a una mujer. Si friegas, te doy un beso. Pero nunca le basta con un beso…, así son los tratos.
—¡Vale! —acepté entusiasmada.
—Si coges el ramo, nos casamos.
—¿De verdad…?
—Tú coge el ramo.
No pude dormir aquella noche, ni las noches de las tres semanas siguientes. Y es que no era para menos… ¡Me iba a casar! Había conocido a un hombre entre los tomates del Carrefour, y dos meses después pactábamos nuestra boda, ¡ni en las mejores pelis de Meg Ryan!
Llegó el gran día y me enfundé en aquel ajustado vestido. Fue elección de Joan, todo hay que decirlo. No me quedaba mal, aunque con tres kilos menos hubiera podido respirar mejor. Me aconsejó hacerme una alta coleta con tupé, porque me daría un toque más rockero. Dice que a pesar de mi aspecto moñoño, tengo alma rockera. Yo tengo mis dudas, sinceramente.
Entré en el hotel.
—¡Ostras, Elvira, qué cambio! ¡Qué guapa!
—Gracias. Y tú, Elena.
—¿El vestido es de Purificación García?
—¿Eh?, no, no, del mercado de Fuencarral.
—Oh…
Encontré mi hueco entre Blanquita y Marieta. Me preguntaron por el protagonista de mi cambio de look.
—En Madrid. No ha podido venir, tenía que presentar el proyecto final de dibujo —Las dos se lamentaron y me expresaron las ganas que tenían de conocerlo. Pronto, pensé, en mi boda.
Habían montado una carpa en el jardín del hotel, donde los novios se intercambiaron unos poemas y promesas varias. No hubo ceremonia. Blanquita me explicó que, en realidad, se habían casado la semana anterior en el juzgado. Después, un amigo de la cuadrilla de Mikel, el novio, tocó con su trompeta Mission Impossible. Tuvo su gracia, la verdad. Y tras felicitarlos,  empezaron a llegar camareros portando todo tipo de canapés y copas de vino. Empecé a impacientarme. Hablaba con unos y otros sin saber muy bien lo que me estaban contando. Sólo pensaba en el momento del ramo. Pero el tiempo pasaba. Me tragué 12 canapés, 5 copas de vino, 2 de champán, bailé unas 20 canciones, expliqué a 8 personas que el vestido no era de Purificación García, y a 13 que Joan no había podido venir. Acompañé  a Blanquita 4 veces a fumar, y 3 a Marieta al baño. Me recoloqué las tiritas, de los dedos de los pies, en un par de ocasiones y me perfilé los labios cuidadosamente antes de la tercera copa, después no me importaba salirme de la línea. Pero y… ¿el ramo? En la canción 21, vi a Clara atravesar el jardín, iba sola. Me descalcé y corrí tras ella.
—Clara, necesito hablar contigo —dije sujetándola del brazo.
—¡Elvi! ¡Pero qué guapa estás!
—Sí, sí, no es de Purificación García. Oye, el ramo. Mira, voy a ser muy directa: tienes que darme el ramo a mí. Si habías pensado en Blanquita, no te preocupes, no lo quiere, me lo dijo ayer. Esto entre tú y yo: no se casa. Y Marieta con su asssco de vida, parece que tampoco. Así que soy tu única amiga soltera, por lo tanto debes darme el ramo. Dámelo.
—Elvi, te lo daría encantada, pero no tengo.
—¿Cómo…?
—He pasado de tradiciones y chorradas. ¡Mírame! ¿Tengo pinta de llevar un ramo?
La miré. Es cierto que la había visto toda la noche revolotear por el jardín,  sin embargo era la primera vez que la miraba. No llevaba cortinas, sino un vestidito de volantes, color crema, por encima de las rodillas. Tampoco tenía un moño que le avejentara 30 años, sino el pelo suelto recogido en dos finas trencitas. Era una novia sin artificios, real y, enormemente, bonita.
—Estás preciosa... —dije.
Me abrazó y, después de besarme en la mejilla, entró en el hotel. Me quedé allí, en medio del jardín, mirando a mis amigas bailar a lo lejos y reafirmándome una y otra vez, aunque no hubiera gente delante, que no me importaba, porque odio las bodas, odio las bodas, odio las bodas. Saqué el móvil y le mandé un mensaje:
Perdí. No hay ramo.
Me puse de nuevo los zapatos y, al acercarme a la carpa, oí el bip de mi móvil. Lo saqué y leí:
Te compro un ramo, si te casas conmigo, ¿trato?

10 comentarios:

Itsaso dijo...

El día de mi boda me lo pasé pipa, pero reconozco que el moño, como bien dices, me hacía 10 años mayor y necesité media hora para quitarme todas las horquillas que me taladraban el cerebro. Un sin sentido...
Un besito.

Moniss dijo...

Oe,oe,oeeeeeee! Que tenemos bodorrio de la Elvi!!!!
Estoy loca de emoción!!!! Una boda rockera!!!! Oeeeee!
Tendré que pasarme por Purificación García a ver los modelitos, porque... estaré invitada, ¿no? jejeje
Muaaaaaaaaaaaaaa!

Doctora Anchoa dijo...

¡¡¡Vaya, boda a la vista XD!!! Soy como tú, no me gustan las bodas, ni las tradiciones que van unidas a ellas, ni los vestidos ni los peinados... soy una Scroodge, lo sé.

Miss Hurry dijo...

¡Qué gran respuesta! Alguien así, sin duda, merece la pena :)

Elvira Rebollo dijo...

Itsas,por lo que te toca, creo que podríamos decir que tu boda realmente fue rockera ;-) Mmmuaaaaa!!! (y estabas guapísima)

Moniss, qué te parece en Las Vegas?, mira, Joan vestido de Elvis cogido de la mano de una mini Betty Boop, jajajaja!!!

Elvira Rebollo dijo...

Anchoa, pues ya somos dos!!

Miss Hurry, síiiiiiii!! merece la pena!! Besito!

GloriAL dijo...

¡Qué ilusión, tenemos boda a la vista!
Me encantan tus relatos y este, además de tu "toque", tiene cierto optimismo en el final que me ha alegrado el corazón. Muxuak preciosa!

Amalie le Champs dijo...

Cómo me gusta el final!!!! :-) Felicidades!!!!!

Ma dijo...

Nooooooooo! Aiiinssss tenía que haber llevado ramo!?!?
Me encantan sus tratos !!
Y estabas ideal!
Hay una foto tuya en el photo call que me Flipa! Sabes cual digo?
Como siempre tus blogs se salen!
Muuuuuuaaaaaaa
Ma

Elvira Rebollo dijo...

Glori, cuánto me alegro!!

Amalie, gracias, amor!!

Ma!! quizá la de la sombrillita?? jajaja!! no sé, la verdad que fue una boda original y divertidísima, es cierto que faltó el ramo, pero te lo perdono... ;-)
Muaaaa!!