domingo, abril 28

Amo, amas, amat...


Where is the love? de Javier Avi
—Te echo de menos, nena, cada día más. —Joan me acababa de llamar por teléfono. Había tenido que regresar a Barcelona, el negocio de los caracoles no marchaba bien—. Te quiero —Silencio—. Nunca me dices que me quieres, no sé, no me importa pero…

El que no haya tenido unos padres al uso, me hizo dosificar con cuentagotas el cariño hacia ellos. Esto te lleva a pensar, siendo una niña, en ¿a quién quiero yo? Todo el mundo parecía tenerlo claro. Todos en mi colegio querían a sus padres, los adoraban, pero a mí los míos no me terminaban de caer bien. Y esto me preocupaba. ¿A quién quiero yo?
En las películas la gente encontraba el amor cuando se hacía mayor. Así que sólo tenía que esperar a hacerme mayor para querer.
A los17 años lo tuve muy claro, amaba a mi mejor amigo. Él también lo tuvo claro, amaba a Lara. Aquello no pasaba en las películas, o no todo el rato, al final siempre se arreglaban.
Hice una lista de las personas a las que podía querer ilimitadamente sin provocarme dolor. Mi mejor amigo quedó descartado. A la cabeza escribí el nombre de mis abuelos, Vicente y Dolores. El de mi hermano, Gerardo. El de mis amigas, Blanquita, Marieta, Saioa, Carmen e Iratxe, bueno, el de Iratxe lo taché. La quería, claro, pero a ratos. A Iratxe hay que quererla a ratos para no odiarla.
Durante años mis abuelos fueron desbancados por Etienne, un francés del que me enamoré hasta volverme loca, completamente loca. Luego me dejó por otra mujer y volví a preguntarme una y otra vez: ¿y a quién quiero yo ahora? Pronto retomé el orden original de la lista y mis abuelos volvieron a estar a la cabeza. La abanderaban con orgullo. Sujetaban mi columna emocional. Traducían los sentimientos que muchas veces me brotaban como una masa amorfa y temida.
Pero un día mis abuelos murieron y sentí que amar sin límite era injustamente doloroso. Rompí la lista.

—Es porque no te quiero.

4 comentarios:

Jota dijo...

Amar es doloroso, pero es un sentimiento único. gracias por este desayuno dominguero. bss.

Elvira Rebollo dijo...

¡Muchas gracias, Jota!
La próxima vez, avisa y te preparo café ;-)

Miss Hurry dijo...

El dibujo, muy adecuado :), pero el texto... el texto me encanta. Creo que me lo voy a imprimir para leerlo de vez en cuando. ¡Gracias! XD

Amalie le Champs dijo...

En una ocasión un médico me dijo que lo mío no tenía solución. A lo que yo llamaba dolor él lo denominó "amor" - y esto guapa, no lo puedo arreglar yo -!!! Me quedé confusa y triste- Entre borrachos arrepentidos, padres que maltrataban a sus hijos, y los más de setenta aprendices que hacíamos el Taller del Corazón la única persona que volvió a casa sin ninguna solución fui yo. Así es esto del amor!! bss