lunes, septiembre 28

Conflicto internacional

Hanging Shoes por Colourblind

En una mesa de un bar. Yo jugando con la pajita de mi coca-cola y Jaime leyendo el periódico.
―Es lo que te digo, necesito querer, Jaime, necesito-querer, que-rer, er-êr-êêr-êêêr-êêêÊER, ¡dar!, ¿sabes? ―digo convencida de estar sacándome el corazón del pecho pero lo único que hago es estrujarme las tetas por encima de la camiseta.
―Ya… ―Jaime a lo suyo, leyendo.
―De amar, de amar, no sé… de verdad, de jubilar mi vida por él, decir, ¡sí, mira!, ¡sí! por ti, ¿eh?, por ti dejo mi exilio, por ti… ¡por ti vuelvo! ―hago una pausa, intento tapar el agujerillo de la pajita con la punta de mi lengua y cuando veo que lo he conseguido, continuo―. Pero quiero algo a cambio, ¿amar gratis?, ¿yo?, yo no sé hacer eso, ¡dame!, ¿qué me das?, ¿eh? Y no te digo que no, cuando sé que es que sí, ése, ése, Jaime, ése es mi problema…
Jaime golpea con el índice el titular de una noticia en internacional, qué hijos de puta, dice. Pasa la página, ni me mira.
―Claro, ¿el amor tiene precio?, ahí está, ahí, ahí, ahíííîîîÎI ―digo señalando al aire con odio― Y ese ahí hace que me sienta así, ¿sola?, no, ¡solísima! ―absorbo un poco de cocacola mordisqueando la pajita con los incisivos, me gusta cuando sale así, como escapándose torpe del conducto, parece que esté viva―. ¡Aaaaaaaaaaaah!, cuántas burbujitas… ¿Te pido otro café? ―pregunto viendo su taza vacía.
Jaime, sin levantar la cabeza, gruñe raro, me lo tomo como un no.
―Lo que me preocupa es que todo se cierne sobre el amor, es decir, ¿me siento sola porque no tengo pareja?, ¿y?, y ¿qué?, pero me siento sola, ya ves. Yo, Jaime, yo, ¿eh?, yo hablo sola. Allí en Estados Unidos no me ves, me levanto y ya empiezo: uy, Elvi, qué mala cara, pero no lo pienso ―explico taladrándome la sien con dos de mis dedos―, lo digo, Jaime, lo digo en voz-alta, es decir… o sea… es decir, me hablo a mí, ¿por qué?, por qué no tengo a nadie más, Elvi, ¿otro café?, me digo, venga, sí, a por el quinto y así matas el hambre y te ahorras la cena, porque para cenar sola, ¿verdad? Y así, Jaime, loca perdida, zumbada, bifurcada, arrastrada, tarada, ¡ta-ra-da!
―Joder, ¡no lo entiendo!
―¡Yo tampoco!
―Después del puto holocausto que estén haciendo esto, que hagan lo mismo que les hicieron a ellos, joder, joder, es que… no sé…
―¿Qué…?
―El ejercito de Hamás se defiende con putas bazookas, ¿qué hace Israel?, ¿eh?
―No sé… éstos sí que deben hablar solos, ¿no…?
―Machaca. El ejército israelí machaca, abusa, abusa de sobremanera olvidando las persecuciones a las que fue sometidas el pueblo judío, ¿dónde está la memoria?
―Ya… la memoria… buff, eso es… de memoria, vamos.
―Ahora, siglo XXI millones de palestinos desplazados, joder… es que, desplazados y viviendo en campamentos que… mira, qué puto asco, ¿qué hace Occidente?
―Claro… Occidente no va… no se desplaza, hace desde aquí… ¿no…?, los palestinos, claro, ellos sí se desplazan… en la raja, ¿no?, en la raja de Gaza pues… van, van, van y… allí se quedan…
―Joder… ―Jaime ladea la cabeza de lado a lado, quiere salvar el mundo pero no sabe cómo―, y ¿quién se acuerda del conflicto de Darfur?, ¿eh?, ¿quién?
―No, no, es que si nos vamos al tema de Mandur… si vamos, ya sí que no volvemos… porque hay conflicto allí del gordo…

Jaime suspira. Con ambas manos se retira el pelo hacia atrás, lo tiene ya bastante largo. Vuelve al periódico, qué insignificante se siente. Se lamenta de haber olvidado la capa en casa, no puede volar. Baja la vista. Fija sus ojos en la página cuarenta y tres: “Zelaya volverá a Honduras el 1 de septiembre”, su único objetivo ahora es liberar Tegucigalpa.
―Oye, Jaime… digo yo… que si eso… pues ya hablamos otro día del amor…

9 comentarios:

mai dijo...

Me encanta sacar tiempo para tus historias. Ahora si, ya puedo empezar el dia contenta. Mil bss

La abuela frescotona dijo...

que ansiedad carga esa niña ,creo que jaime la ignora por que no sabe que hacer con ella....agradable, me gusto leerlo. un abrazo

Elvira Rebollo dijo...

jajajajaja!! Abuela, ni te imaginas la ansiedad que carga la niña ultimamente!!! Me encantas, beso!

espronceda dijo...

Me incorporo como seguidor a tu blog.
Bienvenida al mio.

Un abrazo

__maga__ dijo...

bonito blog, saludos de otra profesora de español expatriada..

Silencios dijo...

Qué buen relato, Elvira.
La vida misma, sin adornos.

Mis besitos corazón.
Muchas gracias por tus palabras en mis silencios y desvaríos nocturnos

lopillas dijo...

Y es que no hay nada como hablar con un amig0 para que se esfumen los problemas insignificantes! Me gustaría leerte la versión con una amigA jajajja mocos, risas, más mocos, quizás? :D
Encantada de leerte, Loca (lo pone ahí) ;)

Elvira Rebollo dijo...

Lopillas, me gustó tu idea, de hecho creo que para el lunes podré colgar la versión "Female" de este cuento. Probemos y a ver qué sale. Gracias y bienvenida!!

Zuri dijo...

No creo que sea cosa de Jaime sino de "casi" todos, vamos a dar un voto de confianza a alguno no? ;)
La vida misma! jajja... Beso gordo!